Walinwa es totalmente personalizado

Se adapta al ritmo de cada alumno

Cada niño trabaja en su máximo nivel de competencia

Con Walinwa se trabaja de manera personalizada.

Se adapta al nivel, a la evolución y al proceso de aprendizaje de cada alumno, respetando sus propios ritmos de madurez. Las primeras sesiones que realizan los niños son de nivel similar. A medida que el alumno progresa, el sistema evalúa sus resultados y personaliza las siguientes sesiones, poniendo foco en aquellos temas en los que ha presentado más dificultades.

La herramienta se ha diseñado para que el alumno esté siempre trabajando en su máximo nivel de competencia.

Si el alumno progresa, la dificultad de los ejercicios aumenta proporcionalmente. En caso contrario, si el progreso del niño es más lento, el sistema adapta el nivel de los ejercicios, para evitar la frustración del alumno.

La evaluación es diaria y continua, lo que permite establecer mejoras y refuerzos.

Al finalizar la sesión el alumno puede revisar todos los errores que ha cometido y la nota obtenida. En el caso de alumnos con capacidades diferentes, el profesor puede modular el tiempo de duración, el contenido de las sesiones y el tiempo de resolución de los ejercicios.

Se aprovecha y se potencia la memoria visual de cada niño.

Todos los ejercicios y actividades en Walinwa se han diseñado para que el alumno nunca vea una palabra mal escrita. La idea es potenciar su memoria visual, un aspecto fundamental a la hora de recordar la ortografía correcta del término.